Español(Spanish Formal International)English (United Kingdom)


JAVI RIVERO Un pintor social


Abordar la presentación de Javi Rivero como ser humano y artista pintor es una tarea muy interesante, porque su forma de ser, abierta y agradable, se adorna del talante paciente y la sentida filosofia de un simbólico monje franciscano que contemplara el mundo que le toca vivir de forma amplia y humanista. Con justa equidad, aplica para si el mismo rasero crítico, rubricando su expresión con la media sonrisa de resignada comprensión de quien ha experimentado muchas situaciones chocantes en su vida.

Referente a la temática de su obra, se define como un "pintor social" que pretende reflejar los pros y contras de la convivencia, y las interrelaciones de los seres con su entorno.

 

Examinando su trabajo, la recurrencia de motivos no es porque al artista le obsesione la imagen plástica de objetos o sujetos conocidos, sino que se explica por la constante atracción que siente hacia los dilemas del vivir de cada día. No es, por tanto, una pintura espontánea ni gestual, sino intelectualmente elaborada y muy trabajada en sus planos estéticos. Javi Rivero, después de meditar y haber encontrado dentro de sí los motivadores necesarios, produce una síntesis gráfica de rango mordaz, deliberadamente envuelto en una sencilla poesía.

Su obra está inmersa en múltiples referencias espaciales donde ubica al elemento humano mezclado con crudas y escuetas alusiones a la naturaleza: rocas, árboles, y mínimas perspectivas paisajísticas y otras formas de simbología diversa y abstracta cuya omnipresencia, a modo de testigo, podría dar identidad a alguien o a algo innombrable por ignorado, o por ser fruto de nuestra necesidad de creer.

Javi Rivero es un experto del contrapunto. Sus personajes, dentro de una envoltura ambiental de la que no consiguen escapar, están sujetos a una permanente y tensa disensión. Resulta particularmente atractivo el modo en que refleja el ambicioso comportamiento del hombre entre los hombres y, por otra parte, las cuestionadas variables de la siempre controvertida relación hombre-mujer, constante alegoría necesaria para el equilibrio de sus composiciones y referente insoslayable para dar cima a la narración de las situaciones formuladas en su pintura.

Asimismo, el artista se esmera titulando sus obras con neologismos y expresiones intencionadas de uso común, que completan el sentido de sus reflexiones.

Javi Rivero, está embebido de lo que ha constituye la base de nuestro humorismo gráfico, elevándolo a la categoría de Arte por su delicado y buen hacer. Sus temas pictóricos tienen el componente clásico de los maestros de la ironía. Recordemos a Goya en sus "Caprichos", donde la desgarrada y cruel expresión gráfica culmina con la agudeza y doble significado de sus narrativos.

En el aspecto material, Javi Rivero, además de realizar un dibujo rotundo, se recrea en plasmar sutilezas nacarinas de amplio espectro, trabajando con velados sugerentes, contrapuestos --una vez más-- a formas y relieves sólidos integrados en algunas de sus obras, las cuales construye con sus manos de principio a fin, desde el soporte básico a la superficie pintada, como un todo orgánico que apura hasta sus límites recogiendo su trabajo como expresión de su propia personalidad, sin necesidad de ningún otro adorno.

Gerardo Fontanes Pérez
AKROS Gailery
Octubre, 2003.

 

Diseño y Programación WebDiseño y programacion web Labton Ikerk